La meditación, según Krishnamurti

 

Jiddu Krishnamurti. nacido en Andhra Pradesh, India, el 12 de mayo de 1895, fue un conocido escritor y orador en materia filosófica y espiritual. Sus principales temas incluían la revolución psicológica, el propósito de la meditación, las relaciones humanas, la naturaleza de la mente y cómo llevar a cabo un cambio positivo en la sociedad global.

Al referirse a la meditación, Krishnamurti nos habla del estado de conciencia testigo, o de atención plena… “La mayoría de nosotros está inatenta, darse cuanta de esa inatención, es atención”…

Darse cuenta… el hecho de darse cuenta es lo que Krishnamurti más resalta. Atención plena a todo movimiento de nuestro pensar, a nuestros gestos, nuestros movimientos, nuestra forma de hablar… de manera que todo quede al descubierto. Un mente que ve con total claridad, se da cuenta y comprende el desorden que gobierna sobre el estado de inatención. Dentro del estado de desorden de la inatención, Krishnamurti nos insta a estar atentos a “las contradicciones, las luchas dualísticas, los deseos opuestos, las actividades ideológicas y su irrealidad”. Para percibir la verdad, la mente ha de estar clara, aguda, precisa, inocente, vulnerable, despierta, sensible e inteligente… Libre de conocimientos previos, juicios, valoraciones, interpretaciones… Una mente en completa capacidad de aprender. Este tipo de mente se libera del desorden, por el hecho de pasar de la inatención a la atención plena e imparcial.

El estado de atención plena, de percepción alerta, de comprensión, es un estado en el que la mente está en completo silencio, y desde ese silencio, la escucha nos lleva a la comprensión más allá de la propia mente… Este es, según Krishnamurti, el estado de meditación, un estado “de gran belleza”. La meditación sería también la comprensión del ahora y la naturaleza del tiempo. La inatención crea un espacio de separación entre el observador y lo observado que impide ver claramente. El “estar alerta a esta inatención” hace que ese espacio se disuelva.

Se resalta la importancia de asentar bien las bases de la meditación en la rectitud, la virtud y el orden, como un código de conducta personal que extrapola la meditación a todo ámbito de la vida. Krishnamurti hace mención a que la intención de controlar el pensamiento y concentrarlo hacia un punto de enfoque, priva al meditador de la oportunidad de captar el campo total de la vida… Sobre una base de autoconocimiento, se produce un “darse cuenta” de uno mismo tan plenamente, que la mente se quede en silencio de manera espontanea, el inconsciente aflora, y, cuando la totalidad de la conciencia se ha liberado, se está en condiciones de recibir lo eterno.
Vigilar y “darse cuenta”, es el primer y el último paso de la meditación.

                                                                                               Yolanda Maha Lakshmi, Yoga and Meditation Teacher

3 Comments

  • by Mike Newton
    Posted marzo 14, 2017 4:54 pm 0Likes

    Thanks! Very informative! I love yoga it is my favourite sport.

    • by Jessica Brown
      Posted marzo 14, 2017 4:55 pm 0Likes

      What a nice article. It keeps me reading more and more!

  • by Martha Stewart
    Posted marzo 14, 2017 4:55 pm 0Likes

    I find these article very useful and appropriate and also share them with my colleagues.

Add Your Comment